Inicio  · About us  · Reseñas  · Luna Literaria · In my MailBox · Contacto 

17.11.13

Hablemos de... Clásicos (¿Reescribir o redescubrir?)

Los clásicos literarios siempre han sido un tema peliagudo. Unos consideran que hay que leerlos porque solo ellos tienen derecho ser catalogados como cultura, otros los tachan de aburridos… No obstante, al final tanto los unos como los otros, terminan consumiendo literatura juvenil que reescribe o reinventa esas mismas obras que defienden o critican.
Si echamos un vistazo a nuestras estanterías descubriremos que Orgullo y Prejuicio se erige como la novela más adaptada, reescrita o reinventada, elegid el término que prefiráis, de la historia de la literatura. De cualquier modo, no es la única. Pocos clásicos se salvan de las adaptaciones. A la zaga de Orgullo y Prejuicio tenemos a Shakespeare y su archiadaptado Romeo y Julieta. Como digo Romeo es el único capaz de hacerle sombra a Jane Austen y a su prolífico personaje masculino, al que diversas autoras han elegido como protagonista indiscutible de sus obras, llegando a transformarle en zombie e incluso en vampiro.
De Shakespeare también se han adaptado otras obras como Mucho ruido y pocas nueces, esta más recientemente. En cualquier caso la lista de autores es mucho más amplia: tenemos a Goethe y su Fausto, aquí perdonadme la autopublicidad, Tolstoi… Incluso nuestro Lazarillo ha sido incapaz de sobrevivir a esta
tendencia que aunque no ha nacido ahora, parece que sí que ha vuelto con más fuerza a la literatura juvenil.
De este modo tenemos a un Lazarillo y a un Señor Darcy zombis, a las hermanas de Sentido y Sensibilidad enamoradas de monstruos marinos, una Anna Karenina androide…
Lo mismo sucede con los cuentos infantiles, que en mi opinión también entran en el apartado de clásicos, hay autoras que se han especializado en modernizar los cuentos de hadas.
Otra prueba de la actualidad de esta tendencia la tenemos en la televisión y en el cine, en televisión está triunfando Once Upon, y cada Navidad nos encontramos con alguna película de sobremesa que reescribe Cuento de Navidad de Dickens, y más Orgullo y Prejuicio en series como Persiguiendo a Jane Austen... Con el cine la lista es larga: West Side Story, Shakespeare in love, Kebab Connection, Bodas y Prejuicios, El diario de Bridget Jones… por poner algunos ejemplos.
En definitiva, el hecho de partir de la base de un clásico y transformarlo, permite al autor adentrarse más íntimamente en el universo de ese escritor que admira o de esa novela que alguna vez soñó con escribir, pero también beneficia al lector, puesto que le permite conocer la obra desde un punto de vista más actual y de algún modo, le despierta la curiosidad por la obra original.
A la hora de elegir un clásico hay variedad para todos los gustos y para todas las edades, solo hay que elegir por dónde se quiere comenzar a descubrirlos o redescubrirlos.

8 ☾:

Lu Potter dijo... [Responder]

Hola :)
Una entrada muy interesante. En mi opinión, leerse los clásicos es un gustazo, al igual que es leer nuevas adaptaciones. Me ha hecho mucha gracia lo de Android Karenina, no lo conocía y oye, tiene su punto jajaja
Un beso :)

Yahira potterica dijo... [Responder]

Yo creo que cuando alguien redescribe un clásico en una historia nueva, le da un poco de vida, o algo parecido. Porque sin ellos, muchas historias no estarían hoy en día. En cuanto a lo de aburrido o no, para mi pasa como con cualquier otro libro, hay alguno que son muy divertidos, otros muy tristes, otros muy aburridos... yo creo que son cultura porque nos muestran como se escribía en épocas pasadas. Y muchas veces su vocabulario es un poco más rico
un beso

Natalia dijo... [Responder]

Para mí leer clásicos es un placer, es como adentrarse en una sociedad diferente y a la vez real.
Adoro las adaptaciones y las versiones, creo que le dan variedad y hacen, muchas veces, que te pique el gusanillo y leas el original. Algunos de esos personajes son de esos que llevaras contigo toda la vida, y eso es bueno.

¡Pásate por el blog, besitos!

Nanni-li dijo... [Responder]

yo creo que los clásicos hay que leerlos porque en su época fueron originales y salieron de todos los estándares y cánones de la sociedad para imponerse y resaltar, mostrar punto de vistas diferentes, y lograron que el publico los acepte y ese mérito de originalidad es mas que suficiente para leerlos. y a los reescritos solo los leería por curiosidad, beesos.!

Ali dijo... [Responder]

Desde mi punto de vista no es que haya clásicos aburridos, sino que más bien no encajan en tu perfil de lector, a mí por ejemplo me pasó con El gran Gatsby, lo tachaban de clásico indiscutible y buenísimo y a mí no me llegó.

La verdad que si te das cuenta todos los libros se basan en algún clásico, ya que se puede decir que está todo inventado.

Un besiño

pat8155 dijo... [Responder]

creo que las dos cosas son compatibles, leer clasicos y darles una vuelta de tuerca, a mi estos ultimos me suelen gustar mucho. bss.

chiara dijo... [Responder]

Yo soy muy rara en gustos. Me gusta la adaptación de clásicos pero según que manera. No me gusta (aunque tampoco los he leído) los de monstruos submarinos o androides, pero sí por ejemplo al estilo Lost in Austen ó El diario de Bridget Jones.

Elena Bel dijo... [Responder]

Yo creo que mientras sea lea antes el clásico original, luego puedes leer y ver las adaptaciones que te dé la gana. Lo que vería incoherente totalmente sería leer antes "Android Karenina" que "Anna Karenina". Pero sí, creo que tienes razón en cuanto a lo de que de alguna manera enriquece a escritor y lector, aunque desde mi punto de vista, la mayoría de las veces se hace un destrozo.

Un beso :)

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, evita el spam.
Si quieres que te afilie o simplemente que te visite, utiliza el mail.

"No hay dos personas que lean el mismo libro"
Edmund Wilson.
¿Cuál es el que has leído tú?

Gracias por dejar tu comentario.