Inicio  · About us  · Reseñas  · Luna Literaria · In my MailBox · Contacto 

4.3.14

La restauradora, Amanda Stevens

Amelia Gray tiene veintisiete años y desde los quince puede ver fantasmas. Heredó el don (o maldición) de su padre, y también a través de él supo las reglas que todo médium debe respetar para poder serlo y llevar una vida tranquila: no alejarse de los campos santos; ignorar la presencia de fantasmas a su alrededor, aunque quieran hacerse presentes y no relacionarse con personas cuyos espíritus les acechan.
Amelia se dedica a restaurar cementerios de valor histórico artístico y con ello cumple con las reglas que su padre le impuso en su momento. Hasta que todo cambia.

Un asesinato en uno de los cementerios en los que está trabajando la pone en contacto con un detective acechado. Y hay algo que la empuja a estar cerca de él, a pesar del peligro al que casi de inmediato se ve sometida. Los fantasmas del detective empezarán a amenazarla, pero ella no puede evitar sentirse muy atraída por él, lo que la pone en una disyuntiva extrema: elegir entre sus sentimientos y su seguridad.
La restauradora es el primer título de la serie La reina del cementerio. Hay un ebook en inglés el 0.5 en el que la autora narra los hechos anteriores a La restauradora, como un especie de extra, pero que no es imprescindible leer la novela ya que desde el comienzo queda claro todo lo necesario para comprender a Amelia.
Y es que Amelia es una mujer muy especial, y lo es no solamente por el trabajo que desempeña, restaurar cementerios, sino porque es capaz de ver los espíritus de los muertos. Y una gran parte de la genialidad de la novela reside en que sea ella la narradora de su propia historia, la que nos cuente cómo siente el vaho helado en la nuca, las caricias frías, o siente una presencia cerca de ella.
Resulta cuanto menos llamativo que el padre de Amelia tenga la misma capacidad que su hija. Ambos pueden ver a los fantasmas. De manera que desde niña Amelia vive con unas reglas impuestas por su progenitor que le servirán para protegerse, y es que es muy importante para su seguridad que no se den cuenta de que puede verlos.
Con tantos años entrenándose para mantener a raya sus reacciones, se convierte en una mujer meticulosa, seria y reservada. Hasta que su trabajo de restauración en un antiguo cementerio la llevará a participar como asesora en una investigación de asesinato.
"No podía permitir que esa fascinación por Devlin llegara más lejos. Estaba en una situación peligrosa, y todo por culpa de mi atracción por él, pero no era demasiado tarde. Todavía podía frenarla. Podía encerrarme en mi santuario hasta que él y sus fantasmas se olvidaran de mí".
Como he dicho anteriormente que la narración sea en primera persona consigue que el lector se vea involucrado en la historia. Transportado a la atmósfera oscura y asfixiante que la autora refleja. Y es que Stevens pone especial cuidado en algunos aspectos sensoriales como el olor. Constantemente nos habla del perfume que emiten las flores, de los olores de los cementerios a los que nos transporta, con la mezcla de flores y tierra mojada.
Lo mismo sucede con el ritmo. La autora sabe manejar la tensión en cada momento. Despertar la curiosidad del lector sobre algo para después dejarnos elucubrando sobre su significado.
Resumiendo La restauradora ha sido una novela que he disfrutado de principio a fin, y si bien la historia secundaria queda cerrada, me he quedado con ganas de mucho más. Amelia tiene muchas respuestas que he encontrar y yo estoy más que dispuesta a acompañarla para descubrirlas.

3 ☾:

susana palacios dijo... [Responder]

Me ha resultado curioso e interesante, besotes

LauNeluc dijo... [Responder]

Le tengo muchas ganas :D

Isa Martínez dijo... [Responder]

¡Hola!
Sinceramente es un libro que no me termina de convencer, además no me apetece empezar otra trilogía en estos momentos. Y la trama no me llama mucho, así que lo dejo pasar...
Un beso

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, evita el spam.
Si quieres que te afilie o simplemente que te visite, utiliza el mail.

"No hay dos personas que lean el mismo libro"
Edmund Wilson.
¿Cuál es el que has leído tú?

Gracias por dejar tu comentario.