Inicio  · About us  · Reseñas  · Luna Literaria · In my MailBox · Contacto 

14.8.10

Escenas eliminadas de Ciudad de Cristal

Sí, sí ya sé que dije que la siguiente entrega iban a ser las escenas eliminadas de Ciudad de ceniza, pero entre una escena de Isabelle y esta de Jace y Clary no he podido resistir la tentación.
Espero que la disfrutéis...

Versión más larga de Clary y Jace "casa solariega" escena de Ciudad de cristal, capítulo 9. 
Me bajó el tono de la versión publicada del libro, sobre todo por razones de estimulación. No, no es particularmente picante - pero es un poco más detallada de lo que se publicó en el libro, así que si estás con ganas de más Clary y Jace...
Extracto
El estruendo de la caída se desvaneció lentamente, como el humo disipándose en el aire. Fue reemplazado por el fuerte gorgojeo de pájaros asustados; Clary podía verlos por encima del hombro de Jace, describiendo círculos contra el cielo oscuro.
Jace, dijo en voz baja. Creo que se acabó.
Retrocedió un poco, apoyándose en los codos, y la miró. Estaban tan cerca que incluso en la oscuridad, pudo verse reflejada en sus ojos; el rostro de Jace estaba manchado de hollín y suciedad y el cuello de su camisa desgarrado.
Sin pensar, alzó la mano y sus dedos acariciaron suavemente sus cabellos. Sintió como se tensaba y sus ojos se oscurecían.
Había hierba en tu pelo, dijo a modo de explicación. Tenía la boca seca; la adrenalina zumbaba por sus venas, todo lo que acababa de suceder: el ángel, destrozando la casa, parecía menos real que lo que veía en los ojos de Jace.
No me toques, susurró.
Su mano se congeló donde estaba, la palma de su mano contra su mejilla. ¿Por qué no?
Sabes por qué, dijo y, a continuación, -Tú viste lo que yo vi, ¿no? El pasado, el ángel. Nuestros padres.
Yo vi.
Tú sabes lo que pasó.
Muchas cosas pasaron, Jace
No para mí." Exhaló las palabras con un susurro angustiado. Tengo sangre de demonio, Clary... Lo entiendes, ¿no? "
No quiere decir nada. Valentine estaba loco. No era más que despotricar -
Y Jocelyn ¿Estaba loca? Sus ojos se clavaron en sus ejercicios de oro como. Sé lo que Valentine estaba tratando de hacer. Estaba tratando de crear híbridos - ángel / humana y demonio / humano. Tú eres la primera, Clary, y yo soy el último. Soy en parte monstruo. Formo parte de todo aquello que he intentado con tanto ahínco extinguir, destruir.
No es cierto. No puede ser. No tiene sentido
Pero así es. Había una especie de desesperación furiosa en su expresión cuando él la miró. Ella podía ver el brillo de la cadena de plata alrededor de su cuello desnudo, iluminada en forma de llamarada blanca a la luz de las estrellas.
-Es lo explica todo.
Ella negó con la cabeza tan fuerte que sintió cosquillas con el roce de la hierba en la mejilla. -¿Quieres decir que explica por qué eres un cazador de sombras tan asombroso? ¿Por qué eres leal y valiente, honesto y todo lo que los demonios no son? -
-Esto explica, dijo, sin alterarse-, por qué me siento como me siento por ti.
El aliento silbó entre sus dientes.
-Jace - ¿Qué quieres decir?
Se quedó en silencio durante un buen rato, mirándola fijamente - durante tanto tiempo, de hecho, que se preguntó si alguna vez planeaba hablar de nuevo, o si sólo mirándola era suficiente, después de todo, ella lo miraba como impotente. Sus miradas estaban encerradas como engranajes, ya no podía más, así que apartó la vista con la respiración agitada como si sus pulmones estuvieran llenos de agua.
-Tú eres mi hermana, dijo, finalmente, Mi hermana, mi sangre, mi familia. Debería querer protegerte - se echó a reír sin ruido y sin ningún tipo de humor - protegerte del tipo de chicos que quieren hacer contigo exactamente lo que yo quiero hacer.
Clary se quedó sin aliento. Todavía estaba mirándola desde arriba, pero su expresión había cambiado – Había una luz aletargada, casi mortífera, en sus ojos.
Fue de repente muy consciente de las fuertes presiones de su cuerpo sobre su propio cuerpo, los huesos de sus caderas se ajustaban a la suya, y a ella le dolía todo el cuerpo que no le tocaba, le dolía con un dolor casi físico.
Lo que quiero hacer contigo, había dicho. No pensar en nada más que en lo mucho que lo quería, dejó que sus dedos pasearan por la mejilla camino a los labios, delineando la forma de su boca con la punta de su dedo índice.
Ella fue premiada por la captura de su respiración, el oscurecimiento repentino de sus ojos. Él no se movió.
"¿Qué es, exactamente, lo que quieres hacer conmigo?-Susurró-.
La luz de sus ojos era una hoguera. Poco a poco inclinó la cabeza hasta que sus labios estaban contra  su oreja. Cuando hablaba, sentía su aliento cosquillearle la piel, haciéndole temblar: Yo podría mostrarte.
Ella no dijo nada. Incluso si hubiera podido reunir sus pensamientos dispersos para componer las palabras, no quería decirle que parara. Estaba cansada de decirle no a Jace - de no permitirse sentir lo que su cuerpo quería que ella sientese. Costase lo que costase...
Ella lo sintió sonreír, sus labios contra la oreja. "Si quieres que me detenga, dímelo ahora", susurró. Ella no dijo nada, y él acarició con la boca el hueco de su sien, haciéndole temblar.
-O ahora. Sus labios trazaron las líneas de sus pómulos, con el más ligero de los besos, un beso de mariposa.
-O ahora. Su boca trazó la línea de su mandíbula.
-O ahora. Sus labios estaban en contra de ella, sus palabras en su boca. -Ahora-susurró, y la besó.
Al principio la presión de sus labios era suave, tentando, pero cuando ella le respondió al instante - deslizando sus brazos alrededor de él, enredando sus manos en el pelo sintió la prudente tensión de su cuerpo cambiar a otra cosa… De pronto, la besaba con una presión de moretones, aplastando sus labios contra los de ella. Clary sentía el sabor de la sangre en la boca, pero no le importaba. Había rocas clavandosele en la espalda y el hombro le dolía en el lugar en que se había golpeado al caer desde la ventana, pero a ella no le importaba eso. Todo lo que existía era Jace, todo lo que sentía, esperaba, respiraba, quería y veía era Jace. Nada más importaba.
Se interrumpió el beso, retrocediendo, y ella lo soltó con un ruido suave de protesta renuente.
Tenía la boca hinchada, los ojos grandes y oscuros, casi negros por el deseo. Alargó la mano hacia los botones de su abrigo, intentó desabrocharle torpemente los botones del abrigo, pero las manos le temblaban tanto que no lo conseguía. Clary puso la mano sobre la suya, maravillada por dentro por su propia calma - seguramente ella debería estar temblando tanto como lo hacía él.
-Déjame, dijo.
Él se quedó inmóvil. La miraba mientras se desabrochó los botones, los dedos trabajando tan rápido como podían. La capa se abrió. Debajo de ella estaba vestida sólo con una blusa delgada de Amatis y el aire frío de la noche golpeó a través del material, haciendo que diera un grito de asombro. Ella levantó los brazos hacia arriba.
-Vuelve, susurró. Bésame otra vez.
Hizo un ruido ahogado y cayó en sus brazos como cuando alguien viene a tomar aire después de estar casi ahogándose. La besó en los párpados, las mejillas, la garganta, antes de regresar a sus labios: su beso fue frenético ahora, casi torpe en su fiebre - tan diferente a Jace, que nunca parecía impaciente o tener prisa. . . Sin el escudo entre ellos, podía sentir su calor ardiendo a través de sus ropas y las de ella, y sus manos se deslizaron a su alrededor, hacia el tirante de su sujetador, trazando su columna vertebral, su toque abrasaba su piel desnuda. Ella quería más de su tacto, las manos sobre ella, su piel en su piel - quería que la tocara por todas partes, para sostenerlo mientras él temblaba como estaba temblando, y para que no hubiera más espacio entre ellos.
Ella le tiró de la chaqueta y entonces de alguna manera tenía la camisa también fuera. Sus manos exploraban el cuerpo del otro: ella pasó los dedos por su espalda, piel suave sobre músculo delgado, con cicatrices que eran como alambres finos. Suponía que eran las imperfecciones, estas cicatrices, pero no se sentía de esa manera con ellas; eran las marcas de la historia de Jace, marcada en su piel: el mapa topográfico de una vida de sacrificio y lucha.
Le acarició la cicatriz en forma de estrella en el hombro y se levantó hasta el cepillo de la boca a través de ella. Algo golpeado contra su clavícula con un choque agudo frío. Ella retrocedió con una exclamación de sorpresa.
Jace se incorporó sobre los codos para mirar hacia ella.
-¿Qué pasa? Su voz era lenta, casi drogado. Te he hecho daño?
-En realidad no. Fue esto. Ella se estiró y tocó la cadena de plata alrededor de su cuello. En su extremo colgaba un círculo de plata. Era muy fría al tacto.
Ese anillo - el metal curtido con su patrón de estrellas - ella sabía que el anillo.
El anillo Morgenstern. Había sido de Valentine y éste se lo había pasado a Jace, ya que siempre había sido pasado a lo largo de las generaciones de padres a hijos.
-Lo siento, dijo Jace.
Él estaba trazando la línea de su mejilla con la yema del dedo, una intensidad de ensueño en su mirada. Me olvidé de que llevaba esa maldita cosa.
Un frío repentino inundó las venas Clary.
-Jace, dijo, en voz baja. Jace, no lo hagas.

5 ☾:

poy dijo... [Responder]

Gracias por el estracto :) Este no lo había leído ^^

Selene dijo... [Responder]

mmmmmmmmm suspiros, cuando leí esta parte del libro mi mente maquinaba a full, tratando de encontrar el argumento para solucionar este problema para que Jace y Clary se quedarán juntos, me repetía una y otra vez que algo tenia que haber.

En el blog de Mundie Moms han mostrado adelantos de City of Fallen Angels y al parecer tendremos muchos momentos como este extracto, solo nos queda esperar por más momentos así.

Gracias por el fragmento

Anabel Botella dijo... [Responder]

Acabo de terminarme el libro y lo tenía encima de la mesilla. La escena del libro no estaba completa y no entiendo el por qué.

Soycazadoradesombrasylibros dijo... [Responder]

ya lo habia leido¡¡en ingles^^gracias a Cassie y me encanto¡¡¡¡pues necesito saber escenas eliminada de Clockwork Angel^^haber si lo pone pronto Cassie

Olga Lunera dijo... [Responder]

Sin duda es mucho más "interesante" que el que aparece en el libro.
Besotes

Publicar un comentario

Por favor, evita el spam.
Si quieres que te afilie o simplemente que te visite, utiliza el mail.

"No hay dos personas que lean el mismo libro"
Edmund Wilson.
¿Cuál es el que has leído tú?

Gracias por dejar tu comentario.