Inicio  · About us  · Reseñas  · Luna Literaria · In my MailBox · Contacto 

11.11.11

Entrevista a Miguel Ángel Jordán (El amanecer del guerrero y El ejército en la sombra)

(24 de mayo de 1975). Tras pasar su infancia y primera juventud en Cartagena, viaja a Valencia para cursar la carrera de Filología Inglesa. Al fnalizar la Licenciatura, comienza a trabajar como profesor de Lenguas Extranjeras en el Colegio el Vedat, en el que imparte clases de inglés y alemán a alumnos de ESO y Bachiller. En el año 2009 se traslada a Castellón, donde reside en la actualidad.
Dos de sus pasiones, la educación y la literatura, le llevaron a escribir diferentes obras de teatro infantil, que han sido representadas exitosamente por grupos escolares. En los últimos años se ha adentrado en el mundo de la literatura juvenil, primero como estudioso y, desde el 2007, también como escritor.
En su primera novela, El Amanecer del Guerrero, inicio de la saga «Erik, Hijo de Árkhelan», el autor crea unos personajes cercanos e inolvidables que nos introducirán en un mundo de amistad, aventuras y momentos únicos, narrados con un estilo ágil y sencillo.
Hola Miguel Ángel, después de tantos días pendiente de mandarte la entrevista, al fin la tenemos. Mil gracias por aceptar.

1. ¿Qué fue lo que te impulsó a adentrarte en el mundo literario?
La verdad es que no lo sé. Si me hubieran preguntado de pequeño, qué quería hacer en un futuro no muy lejano, imagino que habría dicho lo habitual: futbolista, bombero, policía... Pero jamás escritor. Es más, de pequeño leía muy poquito. Solo me gustaban los comics de Asterix y Obelix, los SUPERHUMOR, y algunas historias de los Jóvenes Castores.

Hay una anécdota que suelo contar, y que me parece que tiene cierta gracia porque refleja mi actitud ante la lectura. Cuando estaba en 6º de Primaria, nos mandaron el típico trabajo de “leerse un libro, hacer un resumen y escribir una biografía del autor”. Recuerdo que, al llegar a casa, inspeccioné las estanterías buscando el libro más finito que pudiera haber. Enseguida descubrí uno bastante pequeño, lo cogí y leí: “Lazarillo de Tormes. ANÓNIMO”. Y pensé, “justo lo que estaba buscando”, jejeje. Mira por dónde, lo leí y me gustó. Y, además, como era un clásico, me pusieron buena nota, y eso que me ahorré la parte del autor...

Pocos años después, animado por algún profesor, empecé a leer con más asiduidad, y al fin, adquirí un hábito de lectura, que fue un punto a favor para estudiar filología inglesa. Tenía claro que quería ser profesor de inglés y, además, no me disgustaba dedicar unos cuantos años a estudiar literatura. En la carrera tuve que leer muchísimo, no solo en inglés, también trabajamos muchos autores españoles. Supongo que fue entonces cuando la semilla de la escritura empezó a germinar, aunque tardó varios años en dar sus primeros frutos.

No sabría decirte cuándo, pero sí que hubo un momento en el que decidí que quería escribir una novela. Al principio fue solo un deseo etéreo, pero poco a poco se fue materializando hasta llegar a convertirse en una realidad, que ahora todos pueden leer.

2. ¿Influye tu mentalidad de profesor a la hora de escribir tus novelas?
Supongo que sí, aunque no de un modo consciente. Quiero decir que, cuando escribo una novela, no la enfoco como una clase a mis lectores. El primer objetivo de mis obras es que los que la lean pasen un rato agradable. Pero, casi sin intención, se me cuelan muchos pasajes y frases “aleccionadoras”.

Paso muchas horas entre niños y adolescentes. Eso es una gran ventaja para mí, porque me resulta fácil pensar en su modo de ser y de actuar, y también en sus gustos. Cuando acabo de escribir un libro, siempre suelo dejárselo a alguno de mis alumnos para que me dé su “veredicto”... sin que eso influya en su nota, ¡eh! ;) . También aprovecho mis encuentros con alumnos de diferentes colegios para saber qué les han parecido, y aprender de cara a futuras novelas.

3. ¿Crees que los jóvenes de hoy en día pueden identificarse con Erik y sus compañeros?
Por lo que me han dicho varios y varias, me parece que sí.

La mejor manera de disfrutar un libro es vivirlo en primera persona, identificándote con alguno de sus personajes. Para que nos identifiquemos con un personaje, no es necesario que se parezca mucho a nosotros, aunque si así fuera resultaría más sencillo. Podemos identificarnos con un protagonista por la sencilla razón de que sus circunstancias nos resultan familiares, o por su modo de actuar, o porque compartimos sus valores, etc.

Es difícil que un chico de hoy en día se encuentre en una situación igual a las que se cuentan en “Erik, Hijo de Árkhelan”, hablando desde un punto de vista histórico. Pero qué joven no se enfrenta a retos, ilusiones, dificultades... A qué adolescente no le gusta pasar ratos con sus amigos. Qué chico no se ha visto necesitado de convencer a su padre para que le deje hacer algo que le ilusiona, aunque conlleve cierto riesgo...

4. ¿Por qué los personajes femeninos tienen tan poca relevancia en El amanecer del guerrero?
¡Vaya! Me alegro de que me hagas esa pregunta, jejeje.

Yo no pienso que tengan poca relevancia. Me parece que influyen y mucho en la historia. Es cierto que, en términos absolutos, aparecen menos que los chicos, pero su papel es fundamental. Por ejemplo, me parece que un personaje imprescindible es Bera, la hermana pequeña de Erik. Creo que sin ella, la historia perdería muchísimo, el tono no sería el mismo, faltaría mucha ternura e inocencia. Y lo mismo ocurre con Nela y Karen. Esta última apenas dice unas pocas palabras, pero es la razón de que Erik actúe de un modo determinado.

El motivo de que aparezcan menos que los protagonistas masculinos es el modo en el que está contada la historia. El narrador está siempre pegado a ErikErik y sus amigos, pues el resultado es el que es. Pero que sepas que en mis próximos libros está mucho más igualado, ¿eh? :)

5. El personaje principal, Erik, es demasiado perfecto, incluso para un joven de su edad, ¿ha sido algo premeditado? ¿pretendes que sea un modelo para la juventud o simplemente ha evolucionado de ese modo?
Un poco de todo. Yo creo que en parte se debe a que, al ser mi primera novela, me faltaba un poquito de soltura a la hora de crear personajes y, sin querer, me ha salido más idealizado de lo previsto, sobre todo en el primer libro. En los dos siguientes he tratado de mostrar alguno de sus puntos débiles, aunque sin alterar su modo de ser.

Aún así, es cierto que, como estas novelas están pensadas para que puedan leerlas un público joven, he querido definir muy bien a los personajes para que los más pequeños identifiquen con claridad lo bueno y lo malo de cada uno.

Me gusta que mis libros tengan un tono alegre y positivo. Eso no quita que haya momentos duros o que la gente sufra. Intento mostrar la realidad tal y como yo la veo. Es decir, que en la vida hay sufrimiento y cosas malas, pero está en nuestras manos elegir cómo vamos a reaccionar ante las adversidades, y qué queremos transmitir a los demás. No me gustan los libros grises en los que todo es dolor y amargura... Se vive mejor con una sonrisa, aunque a veces haya que hacer un esfuerzo para lograrla.

6. A pesar de las cosas que pasan en las novelas, lo que en realidad cuenta es el crecimiento de Erik, tanto física como psicológicamente, ¿seguirá avanzando a lo largo de su vida, veremos a un Erik adulto, tal vez anciano?
Tanto Erik como el resto de personajes evolucionan mucho en las tres novelas... obligados por las circunstancias. Pero es más un proceso de maduración interior que exterior. Toda la saga transcurre en un periodo bastante corto de tiempo... Vaya, ahora no lo recuerdo bien, pero yo creo que no pasan más de tres años desde el inicio hasta el fin de la historia. Así que, quién sabe si la trilogía no se convertirá en algo más ;)

7. ¿De dónde surge la idea de ambientar tu historia en un poblado nórdico?
Digamos que era el escenario perfecto para la historia que quería contar y los personajes que iban a vivirla. Quería que los protagonistas fueran personas acostumbradas al trabajo duro y a batallar contra las adversidades del clima y del entorno. No tenía ninguna duda de que iban a aparecer un par de lobos. La nieve siempre le da su encanto al paisaje. Y, además, los poblados nórdicos siempre tienen un puntito de misterio y atractivo, porque nos pillan muy lejos y solo tenemos la imagen que nos han transmitido las pelis.

8. Cuando creas un personaje, partes de cero o adoptas características de personas concretas.
Suelo partir de cero. Es un poco comprometido basarte en alguien real, porque si luego la gente se entera de que te has inspirado en esa persona... En fin, a lo mejor se acaba sintiendo incómoda, ¿no? Aún así, hay un personaje en “Erik, Hijo de Árkhelan” que sí que está basado en alguien real... Se trata de Bera, jejeje. Podríamos decir que es una “sobrina adoptiva” mía. Cuando se lo dije... uf, se puso roja como un tomate y le daba mucha vergüenza, pero, poco después, no solo se hizo a la idea, sino que se llevaba el libro al cole y se lo decía a todas sus amigas.

Volviendo a tu pregunta, yo creo que es inevitable que tengas alguna característica de alguien conocido en la cabeza cuando vas perfilando a los personajes. Pero, al menos yo, intento que sean originales, y no adaptaciones de la realidad.

9. Si Erik fuera interpretado por un actor, ¿quién crees que sería perfecto para el papel?
Perfecto, perfecto... Me temo que tendríamos que hacer un casting muy largo para encontrar un chico que encajara totalmente con “mi Erik”. Pero, bajando un poco el nivel de exigencia, yo me hubiera quedado con Zac Effron en la primera película de High School Musical. En el resto no porque, como suelo decir, está demasiado “sofisticado”.

10. ¿Qué consejo le darías a un escritor novel, que sueña con publicar?
Le daría miles de consejos y, sobre todo, muchos ánimos. Sé lo que es estar en esa situación. De hecho, la tengo muy reciente. Y sé lo difícil que resulta no ceder al desánimo cuando ves que no te hacen ni caso...

Hace tiempo leí una entrevista a Marta Rivera de la Cruz en la que le preguntaban algo parecido. Ella decía que es muy importante que alguien nos diga si valemos o no, para, de ese modo, no crearnos falsas expectativas ni perder el tiempo. Recuerdo que, al leerlo, pensé que estaba siendo un poco dura, pero luego he comprendido que tenía razón. Si no sabemos la realidad sobre nuestras habilidades o nuestras ideas, podemos estar dedicando mucho tiempo a una batalla perdida. Eso no significa que tengamos que dejarlo para siempre, pero sí que deberemos esforzarnos para aprender, mejorar y crear algo que nos convenza a nosotros, y a otra gente con criterio, de que puede ser publicado.

Si logramos eso, entonces ya hemos hecho lo más difícil. ¿Y después? Insistir hasta el agotamiento. Buscar todas las vías posibles. No parar hasta lograrlo... pero sin obsesionarse. Seguir escribiendo, no atascarnos con una sola obra. Si el libro es bueno, se publicará. Antes o después, pero se publicará.

Muchísimas gracias por concederme la entrevista.
¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS A TI!!

3 ☾:

Nuria dijo... [Responder]

Muy buena entrevista.

Un beso

Verónica dijo... [Responder]

Una entrevista genial. =)
Además, Miguel Ángel es magísimo. Yo a principios de este año también lo entrevisté y es súper amable.
¡Un besote!

Juan dijo... [Responder]

:)

Publicar un comentario

Por favor, evita el spam.
Si quieres que te afilie o simplemente que te visite, utiliza el mail.

"No hay dos personas que lean el mismo libro"
Edmund Wilson.
¿Cuál es el que has leído tú?

Gracias por dejar tu comentario.